Camino de Santiago portugués: sexta etapa

 En Habla el Experto

Sexta etapa: Padrón-Santiago de Compostela

 

Como nos alojamos en la Casa Grande da Capellanía, la cual está a unos seis kilómetros de Padrón, nuestra jornada era algo más sencilla que para el resto de los peregrinos.

 

Salimos sobre las 8:00 de una mañana fresca y nublada. La etapa es prácticamente de subida, por lo que se agradecía el fondo que habíamos adquirido durante la semana. Al cabo de unos kilómetros, empezó a llover con debilidad pero de forma constante. Unos 40 ó 45 minutos después cesó la lluvia y empezamos a ver, con verdadera alegría, como los kilómetros reflejados en los mojones que hay en el Camino descendían, acercándonos cada vez más a nuestro destino.

 

La etapa no es de las más bonitas, incluso es poco agradecida ya que estás constantemente atravesando aldeas de la periferia de Santiago de Compostela.

 

Cuando nos quedaban 4,5 kilómetros, pudimos contemplar la catedral desde lo lejos. ¡¡Ya estábamos llegando!! Estos últimos kilómetros se te hacen más cortos de lo normal, te sientes menos cansado y los pies no te duelen.

 

Una vez entras dentro del casco antiguo de la ciudad, no dejas de ver peregrinos cantando, llorando, abrazados, desplazándose como un río hacia la plaza del Obradoiro. Una vez llegas allí, te embarga una emoción indescriptible; lo has conseguido, has llegado, estás en Santiago.

 

Eran las 12:30, así que la Misa del Peregrino había empezado hacía media hora. Aun así, pudimos asistir a la misa y ver volar el botafumeiro, ambas cosas muy recomendables.

 

Ha sido una magnífica experiencia, dura pero muy gratificante. El año que viene, si Dios quiere y mis estupendos suegros vuelven a quedarse con mis tres hijos, repetiremos la peregrinación.

 

Consejos personales:

 

– La mochila pesa mucho. MUCHO. Lleva lo imprescindible y deja todo lo que sea “por si acaso”. Conozco casos de gente que tras el primer día, ha ido a la oficina de Correos a enviar todo lo que le sobraba a Santiago. También existe la posibilidad de sinmochila.es.

 

Tres camisetas, tres calcetines, tres mudas, una sudadera, gorro, chubasquero, peine, cepillo de dientes y pasta pequeña, desodorante, crema protectora y ya está. NO HACE FALTA NADA MÁS. Recordad que el peso de la mochila no debe superar el 10% del peso corporal.

 

– Una botella de agua pequeña basta. Hay fuentes donde rellenarla.

 

– Se puede comprar algo de fruta cada día, nos aportará energía, fibra e hidratación.

 

– Poned vaselina o crema especial en los pies cada mañana. Evitarás las ampollas.

 

Hay decenas de páginas web donde encontraréis mucha información de gente que sabe mucho más que yo. Esto sólo han sido unas notas de cómo ha sido nuestra experiencia personal.

 

¡Un saludo y hasta otra!

Publicaciones recomendadas

Deja un comentario