Los labios, grandes olvidados al protegerse del sol

 En Necesidades/Patologías

 

 

Algunas de las partes del cuerpo son más susceptibles de sufrir daños por los efectos del Sol. Pon mucha atención en la protección de esas zonas más vulnerables como: labios, orejas, pies, etc.

 

Cada vez más personas son conscientes de la necesidad de proteger la piel ante los efectos de las radiaciones solares. Parte de los rayos ultravioletas procedentes del Sol llegan a la Tierra en diferentes formas: UVB y UVA ya que parte de la radiación electromagnética es absorbida por la atmósfera.

 

La radiación ultravioleta resulta muy perjudicial para la salud de la piel y provoca envejecimiento, arrugas y otros efectos. En Vida al Sol estamos a vuestro lado tratando de enseñaros formas y situaciones en las que resulta conveniente la fotoprotección.

 

Dependiendo de la estación del año en la que nos encontremos, del lugar geográfico, de la altitud, hora del día, en definitiva, dependiendo de múltiples factores los efectos perjudiciales del Sol en la piel son diferentes. Sin embargo, lo que no varía es la intensidad con la que los rayos UVA llegan a la Tierra. Por ese motivo se recomienda usar protectores solares cada vez que se vayan a realizar actividades al aire libre.

 

La piel cuenta con un protector natural en su cuerpo, la melanina. Este pigmento absorbe la radiación ultravioleta oscureciéndose, de ahí que por eso la piel se pone morena. Los fotoprotectores permiten que este proceso de bronceado sea natural, gradual y sin riesgos de enfermedades o envejecimiento para la piel. Existen zonas que son más sensibles a sufrir quemaduras. En este vídeo puedes aprender cómo cuidar estas zonas sensibles.

 

Hay una zona que merece una mención especial. Los labios no tienen melanina por lo tanto no son capaces de absorber las radiaciones ultravioleta. Esto significa que los labios no se broncean pero sí que sufren quemaduras. A su vez, el colágeno y la elastina que forman el labio se transforman produciendo arrugas a su alrededor.

 

En la montaña, esquiando, en la playa o paseando por la ciudad… en todo momento la piel está recibiendo la radiación solar y, por lo tanto, debe protegerse. Cuidar los labios es tan importante como cuidar el resto de la piel para evitar enfermedades y efectos de envejecimiento. Usando algún complemento como las cápsulas Heliocare Ultra D estarás reforzando la protección de tu piel y conseguirás un cuidado completo.

 

Publicaciones recomendadas

Deja un comentario