¿Qué es la melanina?

 En Necesidades/Patologías

Ya sabemos que todos necesitamos exponernos al sol; es nuestra principal fuente de vitamina D, y nos gusta estar bronceados. Pero también somos conscientes que debemos hacerlo con protección, ya que, puede producirnos graves lesiones.

 

Hoy en “Vida al Sol” hablaremos de melanina. Pero antes de introducirnos de lleno en el tema, debemos conocer como inciden los rayos UV en nuestra piel y como reaccionan con esa sustancia química denominada melanina. El bronceado se forma a partir de la síntesis de melanina en los melanocitos, las células formadoras de pigmento en la epidermis.

 

La radiación UVB, es la responsable del eritema y desencadena el proceso del bronceado estimulando los melanocitos, las célula que se encargan de sintetizar melanina. Con la radiación UVA en cambio, el bronceado es inmediato, pero muy poco acentuado, no hay formación de melanina, sólo oxidación de la preexistente, y  se pierde en pocos días. La radiación UVC es la más peligrosa de todas, pero afortunadamente, estos rayos son filtrados o bloqueados por la capa de ozono y no llegan a la Tierra

 

Entonces…

 

¿Qué es la melanina y cuál es su función?

 

Es un pigmento natural que se encuentra en la piel, cabello y el iris de los ojos. Su función principal en el ser humano es proporcionar protección contra el efecto dañino de los rayos ultravioleta (UV) de la luz solar en el núcleo celular. Es un filtro que absorbe la radiación solar.

El nombre deriva de la palabra griega “melanos” que significa “oscuro”. Se encuentra en distintas concentraciones y colores, lo que provoca diferentes tonalidades de piel.

 

El hecho de que la piel se broncee como consecuencia de los rayos solares constituye una reacción defensiva de la piel y evita que se queme y se dañen los núcleos celulares.

Cuanto más clara tienes tu piel, menos melanina tendrás para absorber rayos UV y protegerte contra los efectos nocivos del sol. Cuanto más oscura, más melanina tendrás para protegerte.

 

La capacidad de fabricación de la melanina, y por tanto, el grado de defensa de la piel, sirve a los dermatólogos para diferenciar los tipos de piel (fototipos). Hay seis fototipos, desde piel totalmente blanca (fototipo I), muy sensible a la radiación solar hasta negros (fototipo VI), piel que no se quema.

 

Aun así por muy moreno/a que seas, siempre necesitaras protegerte de los rayos UV ya que cualquier nivel de bronceado provoca lesiones en la piel, incluso el de aspecto más “saludable”.

Publicaciones recomendadas
Comentario
pingbacks / trackbacks
  • […] semana pasada en “Vida al Sol” hablábamos de la melanina. Decíamos que el bronceado es la respuesta de la piel para enfrentarse y combatir los rayos UV del […]

Deja un comentario