EL CAMBIO CLIMÁTICO (II)

 En Necesidades/Patologías

Como decíamos la semana pasada en “Vida al Sol” el clima está relacionado con el estado de todo el sistema de la Tierra, incluida la atmósfera, los océanos, la nieve, el hielo, y los organismos vivos  que sirven como condición para determinar los patrones del estado del tiempo.

 

 

El cambio climático por su parte, se genera por los cambios en la energía térmica de la Tierra, en particular, la intensidad creciente del efecto invernadero que atrapa el calor cerca de la superficie, determinado por la cantidad de dióxido de carbono y otros gases.

 

 

Como bien explican los científicos “mientras muchos factores continúan influyendo en el clima, (…) se ha determinado que las actividades humanas se han convertido en una fuerza dominante, responsables de gran parte del calentamiento que hemos experimentado en los últimos 50 años”.

 

Los cambios climáticos provocados por el ser humano se han producido básicamente por las variaciones en las cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera, y también por los cambios en las pequeñas partículas (aerosoles), así como, por ejemplo, debido a cambios en el uso de la tierra.

 

Estos cambios estan suponiendo también una amenaza para nuestra salud, no sólo las motivadas por desastres naturales. También por enfermedades comunes causadas por ejemplo por la elevada pluviosidad, como el paludismo, o por elevadas temperaturas como el cáncer de piel.

Como ya avisaba hace 3 años el ex-presidente de la Academia Española de Dermatología, Doctor Julián Conejo-Mir Sánchez: “Un aumento de horas de sol, calor y sequía, hace que la persona reciba mucha más radiación solar”. Los últimos estudios revelan, que en el plazo de diez o quince años, cuando se produzca un aumento de tres a cuatro el número de horas diarias de sol, “habrá una explosión de pacientes con esta patología”.

 

 

Pero realmente….¿Qué es el efecto invernadero?

 

Como hemos visto anteriormente el Sol activa el clima de la Tierra, irradiando radiación visible o casi visible. Para equilibrar esta energía entrante, la Tierra debe, irradiar más o menos la misma cantidad de energía al espacio.

 

Pero al ser la Tierra mucho más fría que el sol, ésta lo hace en longitudes de onda mucho más largas, sobre todo en la parte infrarroja. La atmósfera, absorbe gran parte de esta radiación térmica emitida por los suelos y el océano y la vuelve a irradiar a la Tierra. Lo mismo que las paredes de vidrio de los invernaderos reducen el flujo del aire e incrementan la temperatura, el efecto invernadero de la Tierra calienta la superficie del planeta.

 

 

En principio, este efecto es positivo ya que permite que las temperaturas sean las adecuadas, sólo cuando es excesivo actúa como un cierre que no permite que la atmósfera libere el calor acumulado en la superficie terrestre. La consecuencia, es que puede provocar que la temperatura media terrestre aumente y, si esta situación se mantiene, se produce lo que se denomina calentamiento global.

 

 

Las principales consecuencias del efecto invernadero son:

 

 

 

Aumento de la temperatura media de la Tierra.

 

Reducción de la superficie de glaciares.

 

Posibles inundaciones de zonas próximas al mar.

 

Afectación de los ecosistemas por el cambio en el clima.

 

Disminución de recursos hídricos por las sequías y la mayor evaporación del agua.

 

Impacto negativo en la agricultura y la ganadería .

 

 

En definitiva, la tierra es nuestro hogar y debemos aprender a cuidarla, es muy importante que todos tomemos conciencia de la importancia que tiene.

Publicaciones recomendadas

Deja un comentario