Tiempo de verano

 En Estilo Heliocare

“Con gracia de hadas, mano a mano

Cantando demos la bienvenida al verano….”

(Sueño de una noche de verano-William Shakespeare)

 

Efectivamente demos la bienvenida al verano, es 21 de junio, y desde las 07.04 horas (hora peninsular), según datos del Instituto Geográfico Nacional (IGN) y hasta el 22 de septiembre nos acompañará.

 

 

No se si sabíais que el inicio de las estaciones viene dado, por aquellos instantes en los que la Tierra se encuentra en unas determinada posición en su órbita alrededor del Sol.  En verano, el Sol alcanza su máxima declinación norte, que son 23º y 17′ y durante varios días su altura máxima al mediodía no cambia,  a esto se le llama solsticio de verano y durante estas fechas se encuentra el día de mayor duración del año cuando el Sol sale más pronto y se pone más tarde.

 

Pero tras fríos datos astronómicos, mejor hablemos de la esencia del Verano ¿verdad?.

 

Tiempo de viajar, descansar, relajarse, desconectar de la rutina…. Cambian los olores, los colores, la luz, más tiempo para estar con los amigos la familia. Recuerdos de largos veranos de infancia, cuando la única preocupación era si iría él o ella a la playa o a la piscina ¿recuerdas?. Todo era más fácil en verano, tiempo de felicidad.

 

La verdad es que no corren buenos tiempos, la crisis esta haciendo muy complicada la vida a muchas familias, pero desde “Vida al Sol” queremos echar un cable, intentar con unos consejos, que esa esencia de felicidad y alegría que nos transmitía esta estación no se pierda.

 

Podemos hacer planes que son gratis o muy baratos. Disfrutar de momentos, la felicidad no está hecha de grandes cosas, sino de pequeños placeres.  Como pasear por la mañana temprano, sintiendo el sol cuando es suave, o al caer la tarde por un parque cuando acaban de regar sentir el frescor que da el césped mojado con ese olor tan característico.

 

¿Y un helado en buena compañía? Charlando con un amig@, con tu pareja ….no nos damos cuenta la vida tan frenética que llevamos hasta que durante un rato frenamos y podemos disfrutar de estos momentos

 

Un día de piscina o de playa si tienes la suerte de vivir cerca del mar, con toda la familia el contacto con el agua y el sol, unos simples bocadillos y poder dormir una larga siesta a la sombra. Quedarte dormido mientras escuchas a lo lejos los gritos y risas de los niños jugando. Uno de esos placeres del verano que no tienen  precio ver como llega el atardecer, hace menos calor un último chapuzón antes de volver a casa.

 

Una cena con amigos en una terraza, no hace falta grandes platos, unas tapas unas cervezas frías y conversación mucha conversación, poder disfrutar de la madrugada y volver a casa paseando por la ciudad vacía.

 

Como os decíamos al principio, el verano es el tiempo de la felicidad no permitamos que ni los bancos, ni el Fondo Monetario Internacional nos lo amarguen. Crisis han existido siempre y seguro que esta también pasara y vendrán tiempos mejores. Si hay una cosa que sabemos hacer bien en este país es disfrutar, pasarlo bien, reírnos aunque sea de las desgracias, somos así lo llevamos impreso en nuestro ADN. Intentemos vivir el verano como cuando éramos niños…cuando la vida era fácil. 😉

Publicaciones recomendadas

Deja un comentario