Raúl ejemplo de vida saludable al Sol

 En Estilo Heliocare

Un chico de un barrio humilde, haciendo regates con un balón ¿verdad que puede ser la historia de cualquier jugador brasileño o argentino…? Pero si centramos un poco más el tiro y apuntamos a Madrid, a la Colonia Marconi, los toques del balón sólo nos llevarán en una dirección: Raúl González Blanco.

 

Hoy en Vida al Sol vamos a conocer un poco más a este futbolista, respetado y admirado por todos sus compañeros y adversarios, modelo de sensatez dentro y fuera del campo, hombre de familia, Embajador de buena voluntad de la FAO. En definitiva, espejo para muchos niños y jóvenes.

 

Empecemos haciendo un recorrido por la inmensa trayectoria deportiva de este jugador fuera de serie, que con tan solo 17 años debutó en el primer equipo del Real Madrid logrando 16 títulos, y convirtiéndose en el jugador con más goles de la historia del club y que más veces vistió de “blanco”.

 

Raúl tampoco se resistió a batir marcas vistiendo la elástica de la Selección Española, donde jugo tres Mundiales siendo además capitán de la Roja.

También fue embajador del futbol español en Europa jugando dos temporadas en Alemania en el Schalke 04 y ahora en el fútbol asiático en el equipo catarí del Al-Sadd.

 

Pero, ¿cuál ha sido la clave de esta trayectoria tan espectacular?

Como todos los deportista de elite, el talento acompañado al llevar una vida saludable y el compromiso diario en los entrenamientos, que en el caso de Raúl, le permite jugar a un alto rendimiento hasta el día de hoy con 37 años.

Entrenamientos que por cierto, marcan el día a día de un futbolista con una o dos sesiones diarias, de más de dos horas de duración.

 

Y aquí es donde entramos nosotros el equipo Vida al Sol, porque además de una alimentación correcta, una vida sana y un reposo adecuado Raúl es ejemplo también de una vida saludable al sol.

 

Imaginaos, tantas horas en el campo de entrenamiento expuesto al sol, la fotoprotección es obligada como lo son las espinilleras o los guantes del portero pero no siempre eso se cumple.

 

Así que tenemos que buscar una táctica alternativa.

 

La fotoprotección oral, que nos permite complementar la tópica, clave de éxito en el “partido de la fotoprotección”. Ya que a la hora de practicar deporte a causa del sudor, de los contactos y de la dificultad de cumplir con la correcta re-aplicación es garantía de una fotoprotección correcta.

 

Por eso, si juegas al futbol o haces deporte con tus amigos o compitiendo no olvides la importancia de protegerte del sol y haz como Raúl y se un crack, no solo marcando goles, sino también cuidando tu piel. 😉

 

¡Ficha también por el equipo Vida al Sol!

Publicaciones recomendadas

Deja un comentario