Fernblock® un aliado frente al estrés oxidativo, por el Dr. Salvador González

 En Habla el Experto

Sabemos que una exposición prolongada y sin protección al sol provoca daños en la piel, algunos inmediatos y visibles como eritema y quemaduras y otros invisibles y/o que se manifiestan más a largo plazo como pueden ser la modificación genética de las células de la piel, los daños en el sistema inmunológico o el fotoenvejecimiento.

Hoy en nuestro blog tenemos la suerte que nos visite El Dr. Salvador González Rodríguez, Catedrático acreditado y Profesor Asociado de Dermatología de la Universidad de Alcalá, Asesor de los Servicios de Dermatología del Hospital Ramon y Cajal, Madrid y del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York, EEUU.  Profesor del Departamento de Dermatología de la Universidad de Harvard, Boston, EEUU durante el periodo entre 1996 y 2006.

Gran experto en microscopia confocal de reflectancia. Editor de 4 libros, autor de numerosas publicaciones científicas y conferencias en congresos nacionales e internacionales.

El Dr. Salvador González  nos explicará como Fernblock® actúa como un aliado para combatir las alteraciones ocasionadas por la radiación solar.

La piel está expuesta continuamente a estrés oxidativo consecuencia de injurias ambientales, entre éstas, la más relevante surge de su exposición a la radiación solar.  El estrés oxidativo genera la producción de radicales libres y especies reactivas de oxígeno que intervienen en múltiples procesos vitales.  De forma aguda, esta exposición al sol induce la quemadura solar o enrojecimiento cutáneo y a nivel celular incluye daño en el ADN celular así como deterioro del sistema inmune asociado a la piel.  La exposición solar de forma continua o descontrolada conduce a foto-envejecimiento cutáneo o envejecimiento prematuro de la piel y cáncer cutáneo.

Estudios realizados por distintos investigadores, incluidos los trabajos de nuestro grupo han demostrado que la administración de Fernblock® (antioxidante con grandes virtudes como la de comportarse como superóxido dismutasa y con gran afinidad cutánea) reduce el daño del ADN en la forma de fotoproductos y mutaciones, previene el daño del sistema inmune preservando la población de células de Langerhans (células guardianes de la piel), ambos muy importantes en la inducción y promoción de cáncer cutáneo.  Además, protege frente a la destrucción de la matriz extracelular dérmica inducida por la exposición solar, incrementando la síntesis de elastina y el ensamblaje de las fibras elásticas, reduciendo, por tanto, el envejecimiento cutáneo.

Publicaciones recomendadas

Deja un comentario