Pecas en niños: que son, causas, como tratarlas y prevenirlas, por la Dra. Paloma Borregón

 En Habla el Experto

Hoy tenemos en el #BlogHeliocare para hablarnos de las pecas, a la Dra. Borregón, Doctora en Medicina, especialista en Dermatología, que disfruta combinando labores clínicas e investigadoras en su consulta con labores de comunicación para acercar la salud y en concreto el cuidado de la piel a todo el mundo.

Las efélides son pequeñas manchitas que coloquialmente conocemos como pecas.   Son pequeñas máculas, es decir lesiones sin relieve, que se ven de color marrón y miden de 1 a 3 mm (a veces algo mayores, pero sobre todo porque cuando aparecen muchas se van solapando) y suelen salir en zonas expuestas al sol como cara, sobre todo mejillas y nariz, brazos y parte alta del tronco (escote y espalda).

Para que aparezcan hacen falta 2 cosas, la primera predisposición genética y la segunda exposición solar, cosa que intensifica además su color. Con los años y la exposición solar pueden aumentar en número e intensidad. Suelen aparecer entre los 5 y los 15 años. Son más habituales en fototipos I y II, o sea en pieles muy claras y más aún en pelirrojos.

La gente con frecuencia pregunta si son malas, y la respuesta es que no son malas por sí mismas, es decir, no van a malignizar, pero sí que ver una piel con muchas pecas traduce daño solar, nos indica que es una piel clara que ha recibido bastante sol a lo largo de la vida y por ello el riesgo de sufrir cáncer de piel es mayor. La manera de prevenir que aparezcan y se intensifiquen y además disminuir ese riesgo de cáncer de piel es evitar la exposición solar y utilizar protección solar 50+ todo el año.

Cuando somos niños las pecas nos dan un aspecto gracioso, pero de mayores nos envejecen, es por ello que en la edad adulta la gente recurre a técnicas como el láser para eliminarlas. Eso sí, la fotoprotección seguirá siendo fundamental.

Publicaciones recomendadas