Abrir el Menú Móvil

HELIOCARE

Los rayos UV y sus efectos en la piel

Fotografía: Pink Sherbet Photography

Aunque estemos bastante familiarizados con la terminología de la dermocosmética, no está de más aclarar las diferencias entre los distintos tipos de rayos ultravioleta (UV). La mayor parte de la radiación UV que llega a la Tierra lo hace en tres formas: UVA, UVB y UVC. A continuación, analizamos los efectos que tiene cada unos de ellos en la piel:

 

– Rayos UVA: penetran la piel y llegan a la dermis; además, sus efectos se acumulan con el paso del tiempo. A corto plazo, dañan el colágeno y la elastina, alteran el sistema inmunitario y pueden provocar alergias solares. A largo plazo, son responsables del fotoenvejecimiento cutáneo y la aparición del cáncer de piel (hasta el 35% de los casos se atribuye a este tipo de rayos). El nivel de radiación UVA es muy importante durante todo el año.

 

– Rayos UVB: tienen una capacidad penetrante menor en la piel, llegando sólo hasta la epidermis. Son responsables del bronceado, pudiendo  llegar a provocar el eritema de la piel. Alteran el sistema inmunitario al disminuir el número de las células de Langerhans e intervienen en el desarrollo del cáncer cutáneo. Afectan tanto en invierno como en verano.

 

– Rayos UVC: no llegan a afectar a la piel, ya que la capa de ozono los absorbe casi por completo.

 

Teniendo esto en cuenta, no podemos confiarnos. Debemos utilizar un fotoprotector adecuado dependiendo de la actividad que realicemos, de nuestro tipo de piel y de la época del año. La amplia variedad de productos Heliocare nos lo pone muy fácil. Con la protección correcta, podemos seguir disfrutando de aquellas actividades que más nos gustan en cualquier momento.