Abrir el Menú Móvil

HELIOCARE

Los días nublados también podemos quemarnos

Fotografía: Nitibob

Es maravillosa la sensación de calor que nos ofrece el sol en un día gobernado por las nubes. En cuanto sentimos los rayos en nuestra piel, es inevitable que surja una sonrisa en nuestra cara.

 

En entretiempo, esos días que no sabes qué ropa ponerte y optas por el método de la “cebolla” (capa, tras capa, tras capa…) para poder abrigarte y aligerar los ropajes según entremos o salgamos de edificios, centros comerciales y demás, es fácil que aparezca un día nublado en el que no llegue a llover. Nos apetecerá salir a pasear para aprovechar estos días en los que las temperaturas se mantienen templadas. Sin embargo, aunque no lo veamos, el sol está ahí, detrás de las nubes.

 

Esos días nublados, el sol también quema, ya que los rayos UVA y UVB atraviesan las nubes y tienen los mismos efectos que cuando luce con fuerza. Al día siguiente podría sorprendernos el escozor de las zonas del cuerpo que han estado más expuestas. Entonces nos preguntamos: “¿Cómo me he podido quemar si no hacía sol?”. Recordad que el sol está presente. Cuando pasamos mucho tiempo al aire libre pero el sol no parece una amenaza, la línea oral de Heliocare nos proporciona la protección necesaria para no sufrir los efectos negativos del sol. Nunca está de más usar un fotoprotector para la cara, que es la zona más expuesta. Y si te maquillas, nuestros compactos con protección son la mejor opción.

3 comentarios en “Los días nublados también podemos quemarnos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *