Abrir el Menú Móvil

HELIOCARE

Descubriendo Parques Nacionales con “Vida al Sol”: Doñana

postdoñana

Por fin, ya estamos en marzo, estrenamos un mes muy especial, el mes de la primavera. ¿Qué os parece si lo hacemos viajando por uno de los quince espacios que componen la Red española de Parques Nacionales?.

 

Pues ¡venga! Preparemos nuestras mochilas, que este mes nos vamos a:

 

 

El Parque Nacional de Doñana

 

Entre las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz descubrimos un mosaico de ecosistemas que albergan una biodiversidad única en Europa El Parque Nacional de Doñana.

Para conocer Doñana debemos sumergirnos en la historia y trasladarnos  a los primeros asentamientos romanos del siglo II a. C. dedicados fundamentalmente a la pesca y a la salazón situados en torno a lo que conocemos ahora como las Marismas del Guadalquivir.

Tuvieron que pasar muchos siglos para que estas tierras comiencen a ser conocidas como el Bosque de Doña Ana o el Coto de Doña Ana, esto sucede tras la construcción por parte del séptimo duque de Medina-Sidonia de un palacio para su esposa, Doña Ana Gómez de Mendoza y Silva. Hasta que finalmente la denominación se acorta a la que conocemos actualmente.

El interés científico y naturalista arranca en el siglo XIX con la publicación de un Catálogo de aves observadas. En el siglo XX los nuevos propietarios de Doñana introducen especies animales, que atraen a ornitólogos de todo el mundo, que proponen en 1952 la internacionalización de su propiedad.

En 1963 con la adquisición de unas 7.000 hectáreas por parte del Estado Español, en colaboración con el Fondo Mundial para la Conservación de la Naturaleza (WWF) se crea la Reserva Biológica de Doñana.

 

Seis años después, en 1969, nace el Parque Nacional de Doñana, que será ampliado y reclasificado en 1978 y que posteriormente ha ampliado sus límites en 2004

Doñana es un laberinto de tierra y agua que da forma a marismas, lagunas y caños, pinares, dunas, playas. Y que dotan a este Parque de una personalidad única. Pero destaca sobre todo la gran marisma, lugar de paso, cría e invernada para miles de aves europeas y africanas. Un paraíso para las aves en el humedal más importante de todo el continente europeo.

 

Y ahora que os parece si os proponemos un plan de fin de semana en Doñana una forma diferente de hacer turismo.

 

Para empezar, debéis tener en cuenta que la entrada al parque está controlada sólo se puede acceder, a través de las visitas guiadas oficiales del parque o en su caso, explorando a pie las distintas zonas habilitadas en los Centros de Visitantes de Doñana.

 

Un aventura para toda la familia y la mejor forma de conocer Doñana es reservar una visita con 4×4, un recorrido de 4 horas por la zona sur del Parque Nacional de Doñana, donde podréis observar animales, aves, y una increíble playa virgen de 30 kilómetros.

La excusión termina cerca de Matalascañas un buen lugar  para cenar en alguno de sus restaurantes o chiringuitos y pasar la noche.

 

A la mañana siguiente y una vez recuperados de las emociones del día anterior y tras un rico desayuno os proponemos un paseo muy especial por Doñana a caballo. Adentrarse por sus marismas, su luz, sus colores, sus olores…la naturaleza en pleno esplendor hará que os sintáis pequeños ante tanto poder y fuerza.

 

Os garantizamos que serán unas jornadas que tardaréis tiempo en olvidar un fin de semana en la naturaleza, disfrutando plenamente de vida al sol en el corazón de Doñana, un tesoro un lugar irrepetible.

 

Sólo te pedimos un favor que lo hagas de forma saludable, ten en cuenta que son muchas horas expuesto al sol, no olvides protegerte con ropa adecuada,  y aplícarte un fotoprotector adecuado a tu tipo de piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *