Abrir el Menú Móvil

HELIOCARE

Importancia de la fotoprotección solar corporal, por Iratxe Arrola

Iratxepost

Hoy en nuestro blog Iratxe Arrola, Product Manager de Heliocare nos habla de la importancia de la fotoprotección corporal.

Es muy frecuente ver en la playa, en la piscina, en el monte, o incluso a diario en cualquier amigo que practique deporte, o en nosotros mismos ¿por qué no?, que no damos la misma importancia a la fotoprotección de nuestro cuerpo que a la fotoprotección de nuestra cara.

Sea por lo que fuere es habitual ver que se usan factores de protección más bajos para el cuerpo que para la cara, que la aplicación, ya de por si escasa en general, es aún menor en diferentes partes del cuerpo como por ejemplo piernas, que la replicación suele ser menor en el resto del cuerpo que en la cara, etc… Y es que está descrito que usamos mal los fotoprotectores y que dejamos hasta un 55% de zonas desprotegidas. Otro dato a tener en cuenta, el melanoma, la forma de cáncer de piel más grave, aparece mayoritariamente en el tronco en los hombres y en las piernas en las mujeres.

Y es que el daño solar lo recibimos en todo el cuerpo, aunque haya zonas como la cara o las manos que están más expuestas a los efectos de la radiación solar todo el año.

Así que, debemos cuidar y mimar también nuestro cuerpo y buscar una fotoprotección corporal con una factor de protección alto, con una fórmula completa; que cubra frente a todo el espectro solar (UVB, UVA, visible e IR-A), que contenga antioxidantes y reparadores del daño solar para ayudar a contrarrestar mejor los daños.

No debemos olvidar aplicarla en cantidad suficiente para que se alcance el factor de protección indicado:

  • 1 cucharilla para cada uno de los brazos (1+1)
  • 2 cucharillas para cada una de las piernas (2+2)
  • 2 cucharillas para el tronco (2)
  • 2 cucharilla para la cara (1)

Por supuesto es importante adecuar la textura a las necesidades de la piel de nuestro cuerpo, que no siempre son iguales a las de la cara. De esta forma conseguiremos aplicarla y reaplicarla de una forma más adecuada al sentirnos más cómodos y mejorar la fotoprotección; por ejemplo, una textura fluida o en gel de rápida absorción, que no deje sensación pegajosa, pero deje nuestra piel hidratada suelen ser las más demandadas.

Y, por último, no olvides que puedes complementar esta fotoprotección tópica con la fotoprotección oral con la que llegamos a todas las partes de nuestro cuerpo reforzando la resistencia de nuestra piel al daño solar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *