La materia está formada por átomos y moléculas, es decir, nuestras células también y por tanto puede sufrir reacciones químicas que alteren su estructura. El Sol, entre otros muchos factores puede fomentar la oxidación de la piel y la aparición de enfermedades en nuestro cuerpo.

 

La oxidación es un proceso químico que envejece y destruye las células del cuerpo. Este proceso se activa por diferentes motivos: la contaminación del aire, agentes químicos o agentes infecciosos y las radiaciones entre otras. El proceso de oxidación explicado de una manera que podamos entenderla es el siguiente. Algunos factores, mencionados anteriormente, afectan a las moléculas haciendo que produzcan radicales libres. Los radicales libres son moléculas de oxigeno que han perdido un electrón en su estructura y, al tratar de conseguirlo de otra molécula, inician una reacción en cadena que provocan enfermedades de diversa consideración como puede ser diabetes, artritis o, en el caso de la piel, envejecimiento prematuro o incluso cáncer.

 

Como prácticamente todos los elementos que forman el cuerpo humano, los radicales libres son necesarios en nuestro organismo, son los encargados, entre otras cosas, de la eliminación de agentes infecciosos o la creación de diferentes hormonas necesarias para vivir. Por lo tanto, será importante mantener un equilibrio entre los radicales libres del cuerpo y las enzimas que actúan como antioxidantes. Cuando se producen desequilibrios a causa, por ejemplo, de una excesiva exposición al Sol sin la protección necesaria, los radicales libres provocaran enfermedades en el cuerpo.

 

Varios estudios certifican que Fernblock, componente básico de los productos Heliocare, tiene las propiedades necesarias para reducir la creación de radicales libres al aplicarse. Esto incrementa la protección que los productos Heliocare aportan al cuerpo frente a las radiaciones solares.

 

Como hemos comentado en otras ocasiones, existen una serie de efectos que tiene el Sol sobre la piel que llamamos invisibles: la modificación genética de las células, el fotoenvejecimiento, los efectos sobre el sistema inmunológico y, ahora ya conocemos la oxidación de la piel. Mediante el uso de fotoprotectores en tiempo y forma adecuados, estos efectos invisibles se ven reducidos, e incluso, regenerados. Escoge la protección que mejor le venga a tu tipo de piel, compleméntalo con la protección oral que aporta Heliocare cápsulas y podrás disfrutar con total garantía y seguridad de una Vida al Sol.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>